SÍGUENOS


En Estados Unidos hay trabajo, pero hace falta personal calificado...Profesores protestan en el interior del Ministerio de Educación...Apresan a dos expolicías y a dos civiles acusados de conformar banda de asaltantes...Pro Competencia abre investigación al mercado de producción y comercialización de la harina de trigo...
Síguenos en Facebook y otras redes sociales para que no te pierdas las noticias
Síguenos en Twitter Siguenos en Blogger Siguenos en YouTube

España))Mató madre e hija dominicanas por celos, dice la policía

CompartirCompartir

Comparte esta noticia en WhatsApp Web/Telegram y redes sociales!

telegram telegram facebook facebook compartir en google+ compartir en google+ twitter
Tomado de elmundo.es
Último Minuto/Serie26
MADRID, España.-Los vecinos de San Vicente de la Cabeza, un pueblo de apenas 500 habitantes situado en el oeste de la provincia de Zamora, casi no pueden creer que uno de los veraneantes de la localidad, Raúl, de 30 años, haya sido capaz de acabar por celos con la vida de su compañera sentimental y de la hija de ésta, de nueve años, ni de abandonar sus cuerpos en un viejo pozo junto al río Aliste, a su paso por el pueblo natal de su madre.
Pero eso fue lo que descubrieron ayer cuando, a media mañana, empezó a desplegarse por el término municipal un operativo policial integrado por más de una decena de agentes. Buscaban a Adolfina Puello, dominicana de 32 años, y a su hija Argelys Leonela Sánchez, de nueve, que habían desaparecido en Madrid el pasado 30 de junio, con la maleta de la niña hecha para coger un vuelo a Santo Domingo para ver a su familia. 
La Policía encontró sus cuerpos poco después de llegar al pueblo, tras dirigirse a la orilla del río. Lo hicieron sin vacilar, después de abandonar la línea de investigación que les llevó a buscar los cadáveres en el parque de la Dehesa de la Villa de Madrid, donde inicialmente situó el detenido el depósito de los cuerpos. Hasta la orilla del río Aliste fue donde ayer les dirigió Raúl Álvarez, la pareja sentimental de la mujer, que el lunes había confesado haber matado a ambas.
Fuentes policiales explicaron que ya desde mediados de julio se barajaba la posibilidad del doble crimen, y que añadieron que uno de los dos lugares sospechosos de ocultar los cuerpos era este pozo de Zamora. El otro lugar también estaba en San Vicente.
Raúl reconoció que había depositado los cuerpos en un pozo abandonado situado junto al cauce del río donde todavía se ven restos de la maquinaria de una noria en desuso. Precisamente, algunas de las piezas metálicas, que ayer estaban tiradas sobre la maleza, sirvieron al agresor para sujetar los cuerpos y evitar que flotaran. 
Una vez que se retiraron los cadáveres, los vecinos se acercaron hasta la zona, un lugar, según reconocen, poco frecuentado junto al río. Se encuentra apenas a 200 metros del casco urbano y, aunque se trata de una zona de fácil acceso tanto a pie como en vehículo, la vegetación, muy crecida, hace incómodo el paso.
Junto al mismo brocal del pozo, los vecinos manifestaron su extrañeza y su incredulidad ante la implicación de Raúl en la muerte de dos personas. «Es un muchacho muy majo», decían con seguridad. No llegó a criarse en el pueblo, pero es conocido por todos porque iba con una cierta frecuencia «como un veraneante más» y ocupaba la casa familiar, una construcción recién rehabilitada propiedad de la familia, en la que también sus padres, ya jubilados, pasan parte del verano. 
La última vez que se le vio en el pueblo natal de su madre fue a principios de noviembre, durante la festividad de Todos los Santos, y también entonces tuvo un comportamiento «amable y tranquilo», señalan, que no hizo sospechar a nadie de su implicación en un doble asesinato. «Aquí nunca ha sido violento como dicen, es un tipo de lo más normal».
De hecho, fuentes del caso señalaron que Raúl no tiene antecedentes (aparte de las denuncias por malos tratos y amenazas), y que tampoco es violento. El móvil del crimen que se baraja son los celos, ya que Adolfina quería cortar la relación que tenía con Raúl y él no lo aceptaba. En un primer momento, tras su detención del lunes, el arrestado confesó el crimen, pero intentó despistar a la Policía diciendo que los cuerpos estaban en la Dehesa de la Villa. Aunque se dio poca credibilidad a esta versión, se estuvo buscando todo el lunes y también ayer por la mañana. A mediodía se suspendieron las tareas en Madrid de golpe, coincidiendo con el hallazgo de los cadáveres en Zamora.
Una de las vecinas de San Vicente dice que incluso tuvo la oportunidad de conocer a la pareja sentimental de Raúl durante el pasado verano, cuando viajaron también con la niña. Los vecinos lamentan que este suceso pueda provocar que los padres no vuelvan al pueblo.
El alcalde de San Vicente de la Cabeza, Fernando González, se encuentra visiblemente afectado por el suceso. No duda en señalar que el de ayer fue «un día maldito para el pueblo». Desconocía que se estuviera llevando a cabo una investigación que implicaba a la localidad y a uno de los veraneantes del pueblo y hasta que no se vieron «policías por todos lados» no fue consciente del alcance de la operación.
Sin embargo, la localización de los cadáveres trastocó ayer la vida del pueblo, centrada en las labores del campo y en la ganadería, a las que se dedican los pocos vecinos que quedan durante el invierno. «Me han llamado al trabajo y cuando he llegado se estaban llevando ya los cadáveres», dijo el regidor. Los cuerpos fueron trasladados al Instituto Anatómico Forense de Zamora, donde hoy se practicará la autopsia para saber cómo murieron Adolfina y Argelys.
De momento, él sólo ha confesado que las mató, pero no cómo. Tampoco se sabe si cometió el crimen en Madrid o en Zamora. La investigación del caso ha sido muy complicada y laboriosa, porque sólo había sospechas del crimen, no pruebas. La comisaría de Puente de Vallecas ha sido la que se ha ocupado sobre todo de este caso, hasta que en octubre también empezó a investigar el grupo de Homicidios y Desaparecidos de los servicios centrales de la Policía.
Aunque Raúl fue sospechoso desde hace tiempo debido a sus contradicciones en los interrogatorios, no había pruebas contra él, y tampoco cadáveres. Por eso se ha tardado tanto en resolver el crimen. Raúl sólo daba como explicación que no tenía ni idea de dónde estaban su pareja y la hija de ésta.
Mientras, la familia estaba muy nerviosa, pero la Policía no podía contarle nada por el secreto de sumario. La investigación, sin embargo, no se detuvo nunca, explicaron las mismas fuentes. Hace menos de 15 días, por ejemplo, unos agentes estuvieron en la casa de Vallecas, en la calle Sancho Panza 10, donde vivían las fallecidas, y preguntaron a los vecinos si habían escuchado ruidos, peleas, etc., según comentó ayer José Luis, vecino de la puerta de enfrente de las víctimas.
La sangre fría de Raúl le hizo mantener una vida aparentemente normal hasta que el lunes lo arrestaron y ayer, por fin, se derrumbó, confesó el paradero real de Adolfina y Argelys e incluso estuvo presente en la exhumación de los cadáveres.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu comentario...

Rastrea noticias


En todo Internet En esta web