Busca noticias anteriores. Ejemplo: escribe Chino Seijas

Síguenos en las redes


Siguenos en Instagram Siguenos en YouTube Siguenos en YouTube

Alcaldía de La Romana expresa pesar por muerte de monseñor Pablo Cedano, quien sustituyó al padre Abreu en 1977; fue sepultado en Basílica de Hígüey

Comparte esta noticia en WhatsApp Web/Telegram y redes sociales!

telegramWhatsapp telegram facebook twitter compartir en google+ compartir en google+ twitter

Contribuido
Franklin Cordero -Noticias

LA ROMANA, República Dominicana.-La alcaldía de La Romana lamentó el fallecimiento de monseñor Pablo Cedano, quien llegó a la parroquia Santa Rosa de Lima en junio del 1977, a raíz de la muerte del padre Juan Antonio Abreu, sustituyéndole hasta su trasladado a la iglesia San Dionisio de Higüey en 1981.

El tal sentido, el alcalde José Ramón Reyes expresó sus condolencias y valoró la labor apostólica que realizó con las familias en esta ciudad, así como en la dirección del colegio Santa Rosa de Lima.

Desde el mediodía hasta las 4 de la tarde del lunes los restos fueron expuestos en la Parroquia Santa María Reina, donde monseñor Cedano Cedano fue párroco. 

Posteriormente, a las 6 de la tarde los restos fueron llevados a la Basílica Catedral Nuestra Señora de la Altagracia, donde se ofició una misa de cuerpo presente y los restos fueron expuestos hasta las 12:00 de la medianoche.

La mañana del martes se realizó la misa Exequial de Monseñor Cedano, oficiada por 14 obispos, y casi un centenar de sacerdotes y diáconos. 

Los restos fueron sepultados en la cripta de los obispos de la Basílica Nuestra Señora de la Altagracia, Higüey.

Trayectoria
Monseñor Cedano fue ordenado sacerdote el 2 de julio de 1967 en la Diócesis Nuestra Señora de La Altagracia, Higüey. 

Luego, se convirtió en obispo el 6 de julio de 1996, en la Catedral Santa María de la Encarnación, y nombrado Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Santo Domingo 1996 -2013.

"Nos unimos a las palabras de monseñor Gregorio Nicanor Peña Rodríguez, quien dijo que Cedano dejó un ejemplo de humildad, promotor de la unión familiar y de gran vocación sacerdotal", resaltó José Reyes.

De su lado,, monseñor Benito de la Rosa y Carpio, arzobispo emérito de la Arquidiócesis de Santiago, definió al extinto como "un sacerdote contento, que con su manera de vivir su apostolado contagió a otros”.

Suscribirte: recibe noticias por WhatsApp y Telegram

whatsapp telegram
No te asustes! En WhatsApp es un grupo, pero sólo verás nuestras noticias